Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Estamos viviendo una transformación como sociedad, cada vez somos más las personas que buscamos cambiar a un estilo de vida más saludable, de vernos mejor, pero sobre todo de sentirnos mejor. Los que van experimentando los beneficios de estos cambios, motivan y alientan a los demás a intentar cambiar los malos hábitos y así disfrutar  al 100% cada día.

El  interés en mejorar la calidad de vida, no sólo afecta al aspectos físicos, sino también a lo que somos por dentro. Un estilo de vida saludable requiere también un “entrenamiento” de nuestras emociones y actitudes.

Paseando por la web, encontré una infografía que me gustó mucho, de ahí el nombre del post de hoy, “La fórmula del hábito”:

 H=N+F+C

HÁBITO= NECESIDAD + FRECUENCIA +  CONOCIMIENTO

  Me pareció muy interesante esta forma de describir un cambio de hábito, muchas veces cuando cambiamos la manera de percibir ciertas cosas nos resulta más accesible y realista. Esta fórmula se basa en tres pilares básicos, la necesidad del cambio, la frecuencia en que trabajamos para ello y el conocimiento que recitamos.

Vamos a ir desglosando algunos puntos que nos permitan entender mejor esta ecuación y darle una perspectiva dentro de nuestro día a día.

  1. Tomar conciencia de la situación que quieras cambiar

En este punto es importante destacar el “querer cambiar” es muy difícil que bajo una imposición se haga un cambio real, los cambios son decisiones voluntarias porque entendemos que será beneficioso para nosotros. Muchas veces podemos estar muy conscientes de que necesitamos un cambio pero nos falta un impulso para llevarlo adelante. ( podés ir a el post sobre Fuerza de voluntad).

gym

  1. Elegí el hábito que quieras empezar

Fijate que puse “el” hábito, eso implica un hábito nuevo a la vez. Que pasa? Un estilo de vida nuevo se construye con tiempo, de manera progresiva, así que no podemos suponer que vas a  hacer un cambio de hábitos en una semana. Armá un plan y empezá con un hábito a la vez, la sensación de pequeños éxitos semanales te van a ir motivando a más.

  1. Fuera excusas

Suena ta n repetitivo esto, verdad? Pero así son las excusas! Se repiten sin parar, va pasando el tiempo y continúan los mismos cuentos. Hacé un análisis de tus malos hábitos, los hábitos que van a estar compitiendo contra estos nuevos que vos estas eligiendo cambiar.

  1. Repetición, repetición

Acá aparece la frecuencia que aparece en nuestra fórmula, la repetición nos lleva al aprendizaje y así realizando una misma acción siempre generamos un hábito.

  1. 5 minutos

Estos cinco minutos de los que voy a hablar, no son los famosos  “5 minutos más y me levanto” se tratan de 5 minutos extra que le vas a dedicar a este nuevo hábito que queres cambiar.

  1. Apoyo

Compartir tus intenciones y apoyarte en amigos en una buena manera de sentirte respaldado con tus cambios. Muchas veces esa intención se contagia al  grupo o la familia y se vuelven más llevaderos.

  1. Conoce, infórmate

Una de las cosas que a mí me ayudó mucho es saber y entender claramente los beneficios que traían esos cambios en mi vida, a corto y a largo plazo.  Empecé a informarme acerca de los problemas que podría traer una mala alimentación, la falta de descanso y de actividad física, y ya me sentía identificada con algunos de los síntomas, eso no es lo que quiero para mi ahora y en unos años.

  1. Registro de avances

Cada vez sentimos que los días pasan más rápido y muchas veces esto no nos permite medir el impacto de  nuestros cambios. Sería genial que puedas llevar un registro de tus avances y lo que vas experimentando con el pasar del tiempo. Por ejemplo, cuando te decidís a levantarte más temprano, vas a ir notando que los primeros días serán difíciles, pero con el pasar de la semana se vuelve mecánico, vas sintiendo más energía a lo largo del días, tenes minutos extra para prepararte, llegas sin apuros al trabajo, tu humor mejora.

9. Valora tu progreso

Todo progreso es importante, aunque lo consideres poquito. Valora el hecho de haber tomado la decisión y de los pequeños pasos que vas tomando para hacer un cambio. Pequeños cambios pueden hacer una gran diferencia.

  1. Insistir, repetir, aprender

Va a requerir mucho esfuerzo? Si! No te voy a mentir! Pero VALE LA PENA!. De hecho casi todas las cosas que valen la pena requieren trabajo para conseguirlo! No desistas, no te rindas, tu bienestar  lo vale!

Cuáles podrían ser algunos de los hábitos que quieras cambiar?

-Despertarme más temprano.

-Desayunar antes de salir de la casa.

-Hacer un snack a media mañana.

-Entrenar dos o tres veces por semana.

-Tomar más agua.

-Incluir mas frutas y verduras diariamente.

-Dormir más temprano.

Espero que les guste el post,  y para los que ya van pensando en sus metas para el 2018 puedan implementar la fórmula que repasamos hoy, como digo siempre también, no solo aplicable a lo que es el fitness, sino a todo lo que nos proponemos emprender.

Gracias por su tiempo y que todo lo bueno les siga, les encuentre, les abrace y se quede con ustedes!

guise

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 1 =