Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Si me hubiesen pagado por cada vez que alguien me preguntaba esto, estaría escribiendo el blog desde Hawái!

Otras de las cosas que me decían/preguntaban:

-Por qué haces dieta, si sos tan flaquita?  -Vas a bajar demasiado -Vas a crecer demasiado (¿) -Ya estas medio traumada -No comés pan????? -Cuándo termina tu dieta?

La lista puede continuar, seguramente ustedes también habrán contestado alguna de estas preguntas u otras más densas! Pero esto es normal, todos los cambios pueden provocar curiosidad o incomodidad en nuestros entornos, por eso siempre les explicaba a todos en que consistía lo que estaba buscando, no se trata de una dieta, estoy cambiando mi estilo de vida.

A lo largo del proceso distinguí  diferentes tipos de actitudes hacia el cambio que emprendía.  Estaban las personas que consultaban todos los detalles del proceso, el porqué, cómo, cuándo, hasta cuando! Con ciertas ganas de hacer lo mismo, buscando motivación y compañía;  Personas que te tildaban de traumado u obsesivo, que miraban con ojos volteados tus tuppers y snacks, pero que finalmente con un tono como quien no quiere la cosa, te preguntaban sobre ellos y los clásicos boicoteadores, –Dale, comé unos nomas, nada no te va a hacer!! Si sos luego flaca! Para cuando la vida!!! De algo nos vamos a morir! Conocen a este tipo de personas! Me matan! Pero las adoro, creo que ellas fueron las que más me ayudaron a ejercitar mi fuerza de voluntad!

Entonces, como reaccionaba yo antes los diferentes tipos de personas?  A todos les comentaba el porqué de mi cambio y que me motivaba a seguir! A los curiosos detallistas les daba más detalles y los alentaba a probar pequeños cambios,  paro los que juzgaban llevaba una porción extra para que prueben algo rico y saludable y con los boicoteadores me reía y les cedía mi porción!

La realidad es que  a medida que iba pasando el tiempo y los cambios se iban notando, el tono de las consultas cambiaba y se contagiaba la onda en los diferentes entornos, en la casa, facultad y oficina.

Realmente para mi fueron tantos cambios positivos,  internos como externos, que no me cansaba (canso) de responder y explicar, me encantaba y me sigue gustando que la gente se sume a su manera y experimente los cambios, que al inicio parecen lejanos, pero llegan pronto!

Una dieta más no va a cambiar las cosas, ir incorporando hábitos saludables y  actividad física es un proceso gradual que nos trae un sinfín de beneficios, lo importante es que empecemos, no importa que sea solo un pequeño cambio, esto nos llevará a grandes resultados que nos motivaran  día a día! Como siempre digo, todos somos muy diferentes, gustos, ritmos, estilo de vida variados, tomemos buenas prácticas de los demás pero no nos comparemos con nadie!

Así que la próxima vez que alguien te pregunte si estás a dieta, le decís que estas incorporando hábitos saludables  a tu estilo de vida!

En el camino vamos a encontrarnos con diversos tipos de personas, lo importante es rodearnos de personas positivas, no dejarnos influenciar por comentarios negativos y seguir haciendo lo que nos haga sentir bien! Van a ver que muy pronto las personas que los criticaban o boicoteban van a llegar con su merendero!

Gracias por su tiempo y que todo lo bueno les siga, les encuentre, les abrace y se quede con ustedes!

guise

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × 3 =